El Templo (iglesia)

El templo (iglesia), lugar de la celebración y casa de la asamblea, de la comunidad. El término templo (del latín templum) designa un edificio sagrado. En su origen, designaba la zona del cielo que el augur utilizaba para contemplar qué aves la atravesaban y en qué sentido, estableciendo así los augurios. Muchas religiones, si no todas, tienen edificios que se consideran sagrados.

Así desde la antigüedad, hablamos de “templo sumerio-acadio-zigurat”; los “templos egipcios”, como el de Luxor y karnak; templos funerarios, necrópolis como las “pirámides”; El palacio minoico es centro político, religioso, económico, almacén central, centro social, residencia real, etc. Estos complejos se situaban en lugares altos cercanos a la costa, sobre una colina, por lo que son espacios llenos de desniveles, con rampas y escaleras, pues siguen la topografía del terreno. El palacio, con su estructura laberíntica y densa, constituye un ordenado microcosmos. Alrededor del patio central se encuentran espacios arquitectónicos de múltiples usos. La civilización de la antigua Grecia erigió los templos más bellos y armoniosos, modelo reproducido por los arquitectos del Imperio romano y periódicamente utilizado como canon y referente en la arquitectura religiosa y profana occidental. Podemos hablar de la época Arcaica, de los órdenes dórico, jónico y corintio, y del “clasicismo”; así como del período “Helenístico”. Y del “templo etrusco”, donde se aplica la columna “toscana”. Y los “templos romanos”. También cabe mencionar el “templo mormón”,  el “templo budista”, el “templo germánico”, el “templo maya”… 

Y los “templos cristianos”. 

Las iglesias cristianas usan los dos significados de la palabra "templo" que se encuentran en la Biblia, considerando que el cuerpo físico es "un templo" sagrado y por eso se debe cuidar. En términos cristianos el cuerpo de una persona es una alegoría del templo, por considerarse también sagrado (1Corintios 3:16). El otro uso de la palabra "templo" tiene que ver con un edificio especial, tal como el Templo de Jerusalén, que es "la Casa del Señor", donde sus fieles reciben normas y consejos religiosos relacionados con la espiritualidad. En los textos cristianos, el templo aparece como un medio de congregación, y no es de primera importancia dentro de los aspectos de fe. Jesús, en algunos pasajes, le resta importancia a la presencia del templo cuando sus apóstoles le mostraban su belleza; en otros pasajes pelea contra mercaderes y cambistas aposentados en el atrio. El catolicismo, al institucionalizarse, adoptó la forma de basílica romana, edificio de uso civil, no religioso, como modelo para sus grandes templos, por ser el espacio cubierto más adecuado para celebrar sus rituales y prácticas públicas, de ahí, que podemos hablar de estilos: románico, gótico, barroco, rococó, neogótico, manuelino…

Una de las grandes innovaciones más radicales del cristianismo fue la de no ligar el culto a lugares sagrados, como los montes, o la oscuridad de la selva o incluso el templo de Jerusalén.

Es cierto que en los primeros momentos de la Iglesia se habla muy poco de los lugares de culto, ya que las incidencias persecutorias, sobre todo en roma, impedían toda manifestación cultual. Los cristianos no tenían otra alternativa que reunirse en las casas particulares, no sospechosas, que tenían alguna sala amplia. Entonces, y ahora, para celebrar el culto nuevo prácticamente sólo se necesitaba una mesa y un ambiente o recinto para la asamblea –reunida en comunidad-.

Pero conviene subrayar cómo ya desde antiguo, para designar el edificio público del culto, se empleó un término que alude primordialmente a la idea de “asamblea”: iglesia. Por eso la concreción arquitectónica y artística del templo cristiano es la manifestación material del aspecto comunitario, el espacio físico que se construye para los templos vivos de Dios, el ambiente propio para el diálogo oracional.

Fr. Francisco M

 

Fray Francisco M. González Ferrera, OFM. Cádiz 

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR