Fr. Antonio Mª. Bernabeu. Encuentro con el Padre.

Falleció en Ontinyent (Valencia) el día 20 de Marzo, a los 86 años de edad, 69 de religioso y 63 de sacerdote, 2015. Fr. Antonio Mª. Bernabeu Manresa, nació en Callosa de Segura (Alicante), el día 28 de enero de 1929. Fueron sus padres D. Antonio Bernabeu y Dña. Josefina Manresa, que lo bautizaron el día 31 de enero de 1929.

Terminado el bachillerato, como colegial seráfico, en Benissa, hizo el noviciado en Santo Espíritu del Monte donde tomó el hábito el 28 de octubre de 1944 con el nombre de Leonardo Mª, que más tarde se cambió por el nombre de pila, haciendo la profesión de votos simples o temporales el 30 de octubre de 1945, iniciando el estudio del primer año de Filosofía en dicho convento. En Onteniente, a partir del año 1946 estudió el 2º año de Filosofía y el 1º de Teologia. Los tres años restantes de Teología los hizo en Benissa donde hizo la profesión solemne el 29 de enero de 1950.

 El 29 de julio de 1951 fue ordenado de sacerdote en Teruel por el obispo Fr. León Villuendas. Destinado a Villa Mercedes, Argentina estuvo de 1952 1954, como Vicario parroquial, pasando con este cargo a Serrano, Argentina, en el bienio 1954-1956;el último año de su estancia en Argentina fue nombrado párroco de Glew, cerca de Buenos Aires.

En 1958 lo encontramos en Pego, Alicante, como educador del seminario menor, pasando con el mismo cargo a Benissa. Vuelve a Pego como Párroco y Guardián del convento en 1962 y en 1964 está en Carcaixent como profesor y en Zaragoza en 1965 también como profesor. La obediencia le envía a Madrid, a S. Francisco el Grande en 1966 encargándose de la OFS y de la JUFRA a nivel nacional, hasta que 1972 es nombrado Rector del Seminario Menor de Pego.

Pasa a Cocentaina en 1982 como administrador y en l986 es nombrado párroco de nuestra parroquia de Alcoy, donde permaneció durante 15 años, luego se incorporó a la fraternidad de Pego y el 23 de marzo de 2010 es llevado a la enfermería de Ontinyent aquejado de un ictus severo.

Religioso ejemplar; cumplió con dedicación, competencia y entrega, las dos grandes tareas que le encargó la Provincia: la formación de los seminaristas franciscanos y la evangelización parroquial tanto en Argentina como en España.

 

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR