Un testimonio directo

Al celebrar el pasado domingo, solemnidad de la Santísima Trinidad, la jornada de oración y colecta «Pro Orántibus», nuestras hermanas clarisas del monasterio de Jesús a la columna, situado en la villeta de Belalcázar (Córdoba) desde hace 525 años (1494-2019), salieron de sus silenciosos e históricos claustros y bajaron a la iglesia parroquial Santiago el Mayor.

Después de participar en la misa de las 12 del mediodía, presidida por el párroco fray Manuel Muñoz García, ofm, que registraba gran afluencia de público, las hermanas dieron un precioso testimonio de su vida consagrada, en la sencillez de una vida pobre y laboriosa, orante y en clausura. Ante el altar mayor, donde permanece temporalmente la bendita imagen de Nuestra Señora de Gracia de Alcantarilla, patrona de esta localidad de Los Pedroches cordobeses, sacaron esta instantánea de toda la comunidad (excepto una hermana que se halla en Kenia) junto al citado párroco franciscano.

Lo mismo que otras comunidades de la Orden de santa Clara, las hermanas de Belalcázar (muy conocidas por sus exquisitos “repelaos” de almendra y otras especialidades de dulces) mantienen abierto al público la joya de su monasterio isabelino (s. XV), donde se conserva el sepulcro del reformador franciscano fray Juan de la Puebla (1453-1495), acogen celebraciones juveniles, tienen una casa de oración y tratan de mantener sus actividades mediante una Asociación social y cultural.

Más información en el Blog de las Hermanas Clarisas de Belalcázar

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR