50 aniversario a la Parroquia San Antonio de Alicante

El pasado 13 de junio de este año 2019 se celebró en la parroquia de San Antonio de Padua de Alicante la Misa de Clausura del Cincuentenario de su creación. Aunque Vd., querido lector, no conozca Alicante ni la parroquia de la que le hablo, es mi intención compartir la alegría con todos.

Presidida por el Sr. Obispo D. Jesús Murgui y acompañado por los obispos eméritos D. Victorio y D. Rafael tuvimos la dicha de contar con la presencia de nuestros queridos franciscanos: P. Andrés Portillo (primer párroco), P. José María Sainz (Vicario Provincial), Pedro Riquelme (anterior Director de esta revista), P. Antonio Jiménez (responsable de Pastoral Vocacional durante muchos años), P. Pedro Ruiz Verdú (párroco del 90 al 93), y Fr. Antonio Cifuentes (nuestro querido sacristán que provocaba colas para saludarle y abrazarle tan largas como las de los panecillos de San Antonio). También concelebraron sacerdotes diocesanos de parroquias colindantes y amigas.

Sabemos de muchas personas que no pudieron acompañarnos pero que su oración por la parroquia se sintió fuertemente. Digo yo que si el día de San Antonio, en la parroquia de San Antonio, contamos con la presencia de dos Antonios franciscanos que celebraron su onomástica con nosotros y que el templo estaba a tope podría ser otro milagro de San Antonio, ¿no?

D. Alfonso, párroco actual, acertó de pleno al organizar este acontecimiento y dejar constancia con la colocación y bendición de la NUEVA PILA BAUTISMAL, edición del LIBRO CONMEMORATIVO (joya de documentos perfectamente confeccionado por D. Felipe Sanchís), JARRAS Y BOLÍGRAFOS de recuerdo con el logotipo del cincuentenario y APERITIVO FRATERNO. Sirva de HOMENAJE A TODOS LOS FRAILES FRANCISCANOS que, desde su creación, han estado sembrando la PAZ y el BIEN en la parroquia y en el colegio de mi vida.

Ahora es momento de dar gracias a Dios por estos cincuenta años al servicio apostólico del barrio, de los feligreses y de muchos creyentes o no que necesitan este lugar de encuentro. Gracias también a los que ya no están con nosotros pero que, sin ellos y sin su dedicación no estaríamos nosotros celebrando nada. Vaya por ellos: frailes y seglares que también leéis esto desde el cielo: GRACIAS. Y, ¡cómo no! gracias a D. Alfonso nuestro párroco actual y al Consejo Parroquial del que me enorgullece formar parte porque aprendo constantemente de ellos.

Y también es momento de celebrar los que estamos ahora que Dios está con nosotros, que la parroquia sigue viva y que sigue evangelizando. Los que nos sentimos franciscanos lo hacemos con esa impronta que deja el carisma del Santo Universal pero con un único objetivo: SERVIR A DIOS Y A LOS DEMÁS.

Antes de terminar me gustaría decir cuatro cosas: echando un vistazo a los evangelios podemos encontrar el resumen de lo que quiero para mi parroquia y para todas. Ahí va:

  1. (1 Co 5, 14) “¡Ay de mí si no anunciara el Evangelio”. Para eso estamos todos los que formamos parte de esta gran familia. Sin vergüenza y orgullosos de hacerlo.
  2. (Mc 2, 13-17) “No necesitan médico los sanos”. Se nos olvida que hay que estar con los que nos necesitan. Y la parroquia debe ser abierta y en misión, aunque nos hieran y no cerrada, como dice el papa Francisco en “La alegría del Evangelio”.
  3. (Mc 10, 13-16) “Dejad que los niños se acerquen a mí”. No hace falta aclarar que mi vocación de maestro incluye esta dimensión espiritual que humaniza a los que son el futuro y que serán los que seguirán construyendo el Reino de Dios. DESDE AQUÍ PIDO LA ORACIÓN MÁS FUERTE Y PROFUNDA POR LA PRESENCIA DE LOS FRAILES DONDE HAYAN NIÑOS. Por favor, si nuestra misión es evangelizar, ¿a quién vamos a evangelizar? ¿A los mayores de 70 años?  En mi humilde opinión, en Alicante y en todos los lugares del mundo habrá que estar donde hayan niños.
  4. y última, (Mt 7, 7) “Pedid y se os dará”. Pues le pedimos a Dios por la continuidad de la parroquia siempre, por su salud; POR LAS VOCACIONES que sigan al Señor, confiando en la intercesión de San Antonio de Padua y en la protección de María Inmaculada que nos mira con cariño desde el altar mayor.
Vicente Gomis Devesa


Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR