Procesión de San Antonio. Sevilla

Desde que, a principios del siglo XVII (1603) nuestros hermanos de la Provincia de los Ángeles, fundasen el Convento de San Antonio, la devoción al santo paduano se extendió todavía más por la collación de San Lorenzo, y el 13 de junio era día de peregrinación de los pueblos y moradores de la ciudad para visitar a san Antonio y acudir a su procesión. 

Atraídos por sus milagros, la imagen de san Antonio que se venera en la Iglesia del mismo nombre, que fue sede de la Curia provincial de la antigua Bética, es objeto de innumerables visitas y sus cultos suelen ser multitudinarios. En la ciudad de Sevilla no hay otra procesión de san Antonio y, este año, al caer en sábado, todo se desbordó. Precedido de un populísimo triduo, el sábado 13, más de 600 fieles llenaban la grandiosa iglesia; incluso el atrio y la calle contaban con devotos del santo que no encontraban lugar. Fueron repartidos 1500 panes, a la par que besaban la reliquia y una multitud acompañó al santo en la procesión que se lleva a cabo por las calles del barrio, haciendo estación en la Parroquia de San Lorenzo, a la que pertenece la Iglesia de san Antonio.

La Iglesia de san Antonio fue cedida a la Hermandad Franciscana del Buen Fin, con sede canónica en la Iglesia desde 1603. El Ministro provee de un Rector de la Iglesia y un Director espiritual, encargados de mantener el vínculo con la Provincia y de la atención a la Iglesia y Hermandad que, por antonomasia, es la Hermandad Franciscana de Sevilla.

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR