Crónica11. Capítulo General

La Eucaristía de invocación al Espíritu Santo, presidida por S.Em.R. Francisco Javier ERRÁZURIZ OSSA, Delegado Papal en el Capítulo, abrió la jornada 11ª del Capítulo, que tuvo como centro la elección del nuevo Ministro General de la Orden. En su homilía, el Cardenal Errázuriz recordó que asumir la guía del Espíritu supone animar y entusiasmar a otros «para impulsar una nueva relación con la Creación y con los bienes»; por eso pidió para el nuevo Ministro General y su Definitorio «la gracia de la obediencia y la audacia de Pedro, para reconocer los nuevos caminos que Dios sigue abriendo en nuestro tiempo».

En la primera sesión de la mañana, cumplido el ritual que nuestra legislación prevé, se procedió al primer escrutinio para la elección del nuevo Ministro. Concluido el recuento de votos, resultó reelegido por una amplia mayoría Fr. Michael A. Perry, que fue acogido con una calurosa ovación de toda la Asamblea Capitular.

Después de producida la elección, los hermanos Capitulares se dirigieron procesionalmente a la Porciúncula, donde el nuevo Ministro General hizo Profesión de Fe y recibió el sello de la Orden. Después de recibir el abrazo fraterno de todos los Frailes allí convocados, impartió a los presentes, entre los que se contaban numerosos miembros de la Familia Franciscana, la Bendición de San Francisco.

La celebración continuó con la comida fraterna que los hermanos de la Provincia Seráfica ofrecieron al nuevo Ministro y los Capitulares en el Convento de la Porciúncula.

No obstante el ambiente festivo, los trabajos capitulares continuaron por la tarde con las reuniones por Conferencias para la discusión de candidaturas a los restantes oficios del Gobierno General. Se realizó, además, el pre-escrutinio para la elección de Vicario General; concluido éste, se continuó con la presentación de las Conferencias, siendo en esta ocasión el turno de la Norte-Eslávica y Sur-Eslávica; los trabajos en el Aula concluyeron con la aprobación de las 6 primeras actas capitulares.

Después de la oración de la tarde y la cena, un tiempo de recreación comunitaria permitió continuar expresando el clima fraterno y festivo que había acompañado toda la jornada.

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR