El AMOR es más exigente que cualquier LEY

San Marcos 10,1-12. 

Jesús fue a la región de Judea y al otro lado del Jordán. Se reunió nuevamente la multitud alrededor de él y, como de costumbre, les estuvo enseñando una vez más. Se acercaron algunos fariseos y, para ponerlo a prueba, le plantearon esta cuestión: "¿Es lícito al hombre divorciarse de su mujer?". El les respondió: "¿Qué es lo que Moisés les ha ordenado?". Ellos dijeron: "Moisés permitió redactar una declaración de divorcio y separarse de ella". 

Entonces Jesús les respondió: "Si Moisés les dio esta prescripción fue debido a la dureza del corazón de ustedes. Pero desde el principio de la creación, Dios los hizo varón y mujer. Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre, y los dos no serán sino una sola carne. De manera que ya no son dos, sino una sola carne. Que el hombre no separe lo que Dios ha unido". Cuando regresaron a la casa, los discípulos le volvieron a preguntar sobre esto. El les dijo: "El que se divorcia de su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra aquella; y si una mujer se divorcia de su marido y se casa con otro, también comete adulterio". 

 

!Qué retorcido puede llegar a ser el corazón del hombre! Los judíos preguntan a Jesús sobre un tema muy delicado para ver si cae en la trampa y desacreditarlo. Si rechaza la ley será un traidor y sino la rechaza se pone en duda su predicación sobre el amor y la misericordia. 

Jesús no discute, sino que les hacer ver que el amor no se puede encerrar en la alternativa de 'lo permitido y lo prohibido'. Que más allá de la ley está el amor, que no hay otra regla de oro en la vida que la de amar.

La verdad es que Moisés legisló el tema del divorcio ante la ligereza con la que éste se practicaba por los judíos y las consecuencias tan injustas que le acarreaba a la mujer. Pero el verdadero problema que plantea Jesus es nuestra incapacidad para amar que nos aleja del proyecto divino originario. 

Jesús retrocede a los orígenes para recordar que atenerse a la ley y al reglamento es olvidar el impulso de la vida. Que de lo que se trata es de aproximarse a lo que es el sueño de Dios al principio de la creación: cuando, por ternura, sacó Dios de la tierra al hombre y a la mujer para que correspondieran a su amor. Vamos, que quedó clara la ambición de Dios y hacia donde debe apuntar la vida de los hombres: !El AMOR es más exigente que cualquier LEY! Si necesitamos todavía la ley es porque todavía no sabemos amar como Dios quiere. 

Pidamos al Señor que nos salve de nuestra estrechez de miras y que ensanché nuestro corazón para que amemos con el amor que Él nos dio en herencia. AMA Y HAZ LO QUE QUIERA. 

!Paz y Bien! 

 

Evangelio y Reflexión del día.
Por Fray Manuel Díaz Buiza

Del Ministro general: Una Actualización …

18-09-2019

...

Continuar Leyendo

VII Congreso Internacional Franciscanos …

16-09-2019

...

Continuar Leyendo

Los Franciscanos del Sur de Asia Conmemo …

12-09-2019

...

Continuar Leyendo

Comunicado del Definitorio general por e …

10-09-2019

...

Continuar Leyendo

Congreso de Formadores de las Conferenci …

10-09-2019

...

Continuar Leyendo

Encuentro Continental JPIC – Europa

09-09-2019

...

Continuar Leyendo

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR