Quién manda en tu corazón?

San Mateo 6,24-34. 

Dijo Jesús a sus discípulos: 

Nadie puede servir a dos señores, porque aborrecerá a uno y amará al otro, o bien, se interesará por el primero y menospreciará al segundo. No se puede servir a Dios y al Dinero. Por eso les digo: No se inquieten por su vida, pensando qué van a comer, ni por su cuerpo, pensando con qué se van a vestir. ¿No vale acaso más la vida que la comida y el cuerpo más que el vestido? Miren los pájaros del cielo: ellos no siembran ni cosechan, ni acumulan en graneros, y sin embargo, el Padre que está en el cielo los alimenta. ¿No valen ustedes acaso más que ellos? ¿Quién de ustedes, por mucho que se inquiete, puede añadir un solo instante al tiempo de su vida? 

 

¿Y por qué se inquietan por el vestido? Miren los lirios del campo, cómo van creciendo sin fatigarse ni tejer. Yo les aseguro que ni Salomón, en el esplendor de su gloria, se vistió como uno de ellos. Si Dios viste así la hierba de los campos, que hoy existe y mañana será echada al fuego, ¡cuánto más hará por ustedes, hombres de poca fe! No se inquieten entonces, diciendo: '¿Qué comeremos, qué beberemos, o con qué nos vestiremos?'. Son los paganos los que van detrás de estas cosas. El Padre que está en el cielo sabe bien que ustedes las necesitan. Busquen primero el Reino y su justicia, y todo lo demás se les dará por añadidura.  No se inquieten por el día de mañana; el mañana se inquietará por sí mismo. A cada día le basta su aflicción. 

 

Quién manda en tu corazón? Con esta pregunta resumimos hoy el evangelio.

Lo sabemos muy bien, el corazón es el que manda en nuestra vida y quien consiga hacerse con él será nuestro señor. 

Jesús no quiere que caigamos en esta trampa y para ayudarnos a comprender si el amor a las cosas va ganando terreno dentro de nosotros, usa una palabra: 'agobiarse'. Si notas que has pasado de ocuparte a preocuparte, de preocuparte a agobiarte por las cosas. !cuidado! te están ganando el corazón. 

Jesús propone otro tipo de seguridad, otro tesoro: que Dios es Padre y nos ama. Y esta certeza es la que serena nuestro agobio, la única capaz de disolver cualquier angustia. !Si Dios cuida de las flores y de los pájaros cómo no va a cuidar de sus hijos! 

Esta es la clave para entender por qué los cristianos vamos por la vida con el corazón en paz, por qué nos hacemos insensibles a otros temores, por que vamos firmes en medio de tantas tormentas. 

Sólo tenemos que BUSCAR, y no cansarnos de ello, a Dios y su justicia y lo demás se nos dará por añadidura. Añadidura es el dinero, el vestido, la casa, el pan y hasta la salud. Añadidura es " tener " y nuestra tarea para gastar en ella toda la vida es en ser, en vivir como hijos, entonces el objetivo de nuestras preocupaciones y trabajo, el talante de nuestras luchas será otro: EL AMOR. 

Buen programa para la Cuaresma que ya empieza. 

!Paz y Bien!

 

Evangelio y Reflexión del día.
Por Fray Manuel Díaz Buiza

Del Ministro general: Una Actualización …

18-09-2019

...

Continuar Leyendo

VII Congreso Internacional Franciscanos …

16-09-2019

...

Continuar Leyendo

Los Franciscanos del Sur de Asia Conmemo …

12-09-2019

...

Continuar Leyendo

Comunicado del Definitorio general por e …

10-09-2019

...

Continuar Leyendo

Congreso de Formadores de las Conferenci …

10-09-2019

...

Continuar Leyendo

Encuentro Continental JPIC – Europa

09-09-2019

...

Continuar Leyendo

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR