¡Cristo vive!

Juan (20,1-9)Evangelio según san Juan (20,1-9)

 El primer día de la semana, María Magdalena fue al sepulcro al amanecer, cuando aún estaba oscuro, y vio la losa quitada del sepulcro.
Echó a correr y fue donde estaba Simón Pedro y el otro discípulo, a quien tanto quería Jesús, y les dijo: «Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo han puesto.»
Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos corrían juntos, pero el otro discípulo corría más que Pedro; se adelantó y llegó primero al sepulcro; y, asomándose, vio las vendas en el suelo; pero no entró. Llegó también Simón Pedro detrás de él y entró en el sepulcro: vio las vendas en el suelo y el sudario con que le habían cubierto la cabeza, no por el suelo con las vendas, sino enrollado en un sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que había llegado primero al sepulcro; vio y creyó. Pues hasta entonces no habían entendido la Escritura: que él había de resucitar de entre los muertos.
Palabra del Señor

Es más fácil celebrar la Pasión y Muerte de Jesús que su Resurrección. Para lo primero no hace falta mucha fe; sobre todo si nos quedamos en la superficie. Es fácil conectar con Jesús que lo derriban, lo torturan, lo crucifican. A unos los atrae porque se ven un poco retratados en él pues al pasar Jesús, están viendo el paso de su propio dolor; y a otros por compasión o por pura curiosidad... por eso estos días había mucha gente asistiendo, en nuestras calles, al recuerdo hecho imagen y arte de la Pasión y Muerte de Jesús.
Anoche no había mucha gente en nuestras iglesias, y en cambio anoche irrumpió para siempre el grito que cambiará al mundo:¡Cristo resucitó y está vivo! Del grano muerto de trigo, brotó el milagro de la espiga nueva. Una vida diferente, sin sombra alguna de muerte, se hizo dueña de la situación dentro de aquel sepulcro vigilado. Y desde aquel punto, lenta pero imparable, esa Vida comenzó a sanar desde dentro toda la podredumbre del mundo.
Atrévete hermano a gritar hoy y siempre ¡Cristo vive! Porque es el grito de guerra de los que creemos en Jesús y nos da una clave nueva para entender las cosas de siempre: el tiempo, el amor, la cruz, la vida, el otro...
¡Cristo vive! Hay que gritarlo a los cuatro vientos. Qué tristeza tan grande no enterarse de esta noticia: ¡Hay tanta gente necesitando saberlo!
¡Cristo vive! Ya todo es diferente.
¡Feliz Pascua de Resurrección!

¡Paz y Bien!

Evangelio y Reflexión del día.
Por Fray Manuel Díaz Buiza

V Capítulo Under Ten: Mensaje final a t …

16-07-2019

...

Continuar Leyendo

Crónicas del V Capítulo UnderTen: Últ …

15-07-2019

...

Continuar Leyendo

Crónicas del V Capítulo UnderTen: Quin …

15-07-2019

...

Continuar Leyendo

Crónicas del V Capítulo UnderTen: Cuar …

12-07-2019

...

Continuar Leyendo

Crónicas del V Capítulo UnderTen: Segu …

11-07-2019

...

Continuar Leyendo

Crónicas del V Capítulo UnderTen: lleg …

11-07-2019

...

Continuar Leyendo

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR