Judas

Juan (13,21-33.36-38)Evangelio según san Juan (13,21-33.36-38)

 En aquel tiempo, estando Jesús a la mesa con sus discípulos, se turbó en su espíritu y dio testimonio diciendo:
- «En verdad, en verdad os digo: uno de vosotros me va a entregar».
Los discípulos se miraron unos a otros perplejos, por no saber de quién lo decía.
Uno de ellos, el que Jesús amaba, estaba reclinado a la mesa en el seno de Jesús. Simón Pedro le hizo señas para que averiguase por quién lo decía.
Entonces él, apoyándose en el pecho de Jesús, le preguntó:
- «Señor, ¿quién es?».
Le contestó Jesús:
- «Aquel a quien yo le dé este trozo de pan untado».
Y, untando el pan, se lo dio a Judas, hijo de Simón el Iscariote.
Detrás del pan, entró en él Satanás. Entonces Jesús le dijo:
- «Lo que vas hacer, hazlo pronto».
Ninguno de los comensales entendió a qué se refería. Como Judas guardaba la bolsa, algunos suponían que Jesús le encargaba comprar lo necesario para la fiesta o dar algo a los pobres. Judas, después de tomar el pan, salió inmediatamente. Era de noche.
Cuando salió, dijo Jesús:
- «Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado en él. Si Dios es glorificado en él, también Dios lo glorificará en sí mismo: pronto lo glorificará. Hijitos, me queda poco de estar con vosotros. Me buscaréis, pero lo que dije a los judíos os lo digo ahora a vosotros:
"Donde yo voy, vosotros no podéis ir"»
Simón Pedro le dijo:
- «Señor, ¿a dónde vas?».
Jesús le respondió:
- «Adonde yo voy no me puedes seguir ahora, me seguirás más tarde».
Pedro replicó:
- «Señor, ¿por qué no puedo seguirte ahora? Daré mi vida por ti».
Jesús le contestó:
- «¿Con que darás tu vida por mí? En verdad, en verdad te digo: no cantará el gallo antes de que me hayas negado tres veces».
Palabra del Señor

Jesús dio sentido a todo lo que decía las Escrituras. Se presentó como el Esposo que sería arrebatado a sus amigos;anunció que debería beber el cáliz amargo, se presentó como el hijo del dueño de la viña al que cogen y matan para conseguir la herencia; es el Siervo sufriente cuya misión es restablecer la alianza entre Dios y su pueblo y durante la cena, Jesús va a romper el pan, gesto secular de la comida que celebra la liberación de la esclavitud y con este gesto, Jesús está decidido a llegar hasta el final entregándose por entero en manos de los hombres.
Durante la cena, Judas es señalado como traidor, y parte en la noche. Judas ha preferido las tinieblas a la luz, porque sus obras son malas. Después de su marcha, sólo quedan en la mesa los que han recibido a Jesús, a quienes va a ser concedida la posibilidad de convertirse en "hijos de Dios".
Jesús ha entrado ahora en su pasión. Se ha ofrecido libremente y ha pedido al Padre que concluya su obra de amor a través de su muerte. Por su parte el Padre va a glorificar a su Hijo. Jesús se va, pero sus discípulos, como los judíos, no pueden seguirle ahora. Es el viaje de la muerte voluntaria, y ellos no están preparados todavía. Antes de que cante el gallo, Pedro le habrá negado. Se acerca la noche y con ella las tinieblas de nuestras traiciones.

¡Paz y Bien!

Visita del Ministro General a la Provinc …

17-04-2019

...

Continuar Leyendo

En memoria de Fr. Alberto Montealegre Go …

16-04-2019

...

Continuar Leyendo

Los discípulos se alegraron al ver al S …

15-04-2019

...

Continuar Leyendo

Rezando las Estaciones del Vía Crucis

12-04-2019

...

Continuar Leyendo

El Espíritu de Diálogo en el Sur de Fi …

11-04-2019

...

Continuar Leyendo

Acta Ordinis Fratrum Minorum 2018/02

10-04-2019

La última edición de ACTA ya está disponible para su descarga:

N. 2 – AN. CXXXVII – MAII-AUGUSTI 2018  (pdf)

 

Continuar Leyendo

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR