Corazones trabajados

Marcos (4,1-20)Evangelio según san Marcos (4,1-20)

 En aquel tiempo, Jesús se puso a enseñar otra vez junto al lago. Acudió un gentío tan enorme que tuvo que subirse a una barca; se sentó, y el gentío se quedó en la orilla. Les enseñó mucho rato con parábolas, como él solía enseñar: «Escuchad: Salió el sembrador a sembrar; al sembrar, algo cayó al borde del camino, vinieron los pájaros y se lo comieron. Otro poco cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra; como la tierra no era profunda, brotó en seguida; pero, en cuanto salió el sol, se abrasó y, por falta de raíz, se secó. Otro poco cayó entre zarzas; las zarzas crecieron, lo ahogaron, y no dio grano. El resto cayó en tierra buena: nació, creció y dio grano; y la cosecha fue del treinta o del sesenta o del ciento por uno.»
Y añadió: «El que tenga oídos para oír, que oiga.»
Cuando se quedó solo, los que estaban alrededor y los Doce le preguntaban el sentido de las parábolas.
Él les dijo: «A vosotros se os han comunicado los secretos del reino de Dios; en cambio, a los de fuera todo se les presenta en parábolas, para que por más que miren, no vean, por más que oigan, no entiendan, no sea que se conviertan y los perdonen.»
Y añadió: «¿No entendéis esta parábola? ¿Pues, cómo vais a entender las demás? El sembrador siembra la palabra. Hay unos que están al borde del camino donde se siembra la palabra; pero, en cuanto la escuchan, viene Satanás y se lleva la palabra sembrada en ellos. Hay otros que reciben la simiente como terreno pedregoso; al escucharla, la acogen con alegría, pero no tienen raíces, son inconstantes y, cuando viene una dificultad o persecución por la palabra, en seguida sucumben. Hay otros que reciben la simiente entre zarzas; éstos son los que escuchan la palabra, pero los afanes de la vida, la seducción de las riquezas y el deseo de todo lo demás los invaden, ahogan la palabra, y se queda estéril. Los otros son los que reciben la simiente en tierra buena; escuchan la palabra, la aceptan y dan una cosecha del treinta o del sesenta o del ciento por uno.»
Palabra del Señor

Hay tierras buenas y tierras malas, corazones buenos y malos.
Como la raíz de la semilla profundiza en la tierra a la que fue arrojada, así la Palabra de Dios ahonda en los corazones, pero sólo afecta al hombre que quiere escucharla. Al hombre superficial, al hombre con poca interioridad o preocupado y estresado por las cosas materiales, la semilla de la Palabra no llega a germinar.
Solo los corazones que han sido trabajado, quitando las piedras que empobrecen su vida y las zarzas que ahogan su existencia; solo los corazones deseosos de Dios, acogen la Palabra de tal modo que los frutos no se dejan esperar.
Así es la Palabra de Dios, no regresa sin haber obtenido resultado.
Ahora bien, Dios que respeta las libertades, no fuerza la puerta del corazón del hombre. No quiere forzar la tierra de tu vida.
Un sembrador, unas semillas y unas tierras de sembradío, de distinta calidad unas de otras... y una parábola que partiendo de la vida nos lleva a un conocimiento de Dios más íntimo. Dios quiere echar raíces en tu corazón. El Dios de los cristianos es interioridad. Sin vida interior, sin un corazón puro, la Palabra seguirá sin dar fruto, como ocurre en el corazón de tantos cristianos, en mi corazón.
¡Cuida tu corazón y deja que Dios entre en él, y ... tu vida florecerá!

¡Paz y Bien!

El Definitorio general en Tailandia y Fi …

21-02-2019

...

Continuar Leyendo

Conmemorando Damieta en Alemania y Franc …

19-02-2019

...

Continuar Leyendo

Koinonia 2018 (N.97 – N.100)

18-02-2019

...

Continuar Leyendo

Paz, minoridad, itinerancia teocéntrica …

15-02-2019

...

Continuar Leyendo

Juntos contra la trata de personas

14-02-2019

...

Continuar Leyendo

Abonar las semillas del Diálogo

13-02-2019

...

Continuar Leyendo

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR