Cinco por una

Cinco por una

No es la tabla del cinco ni nada de eso, sino la explicación de que, técnicamente, no fue mentira. Mi intención era firme y recta, pero luego viene la vida con sus cosas y te tienes que amoldar. Volviendo a lo de antes, mentir, mentir, lo que se dice mentir, no lo es, ni siquiera en su quinta acepción, que ya advierten los de la R.A.E. que ya no está en uso. El caso es que la última vez hice una lista de historias con Dios dentro que te iba a contar en este año, y no voy a poder ser totalmente fiel a mi propósito. La culpa es del Señor, y no lo digo por escurrir el bulto: como Cristo y el Padre no descansan nunca (Juan 5,17), pues me han seguido regalando cosas, y no es cuestión de que las congele y te las cuente el año que viene, que pierden vitaminas. Así que no te quejes que esta vez, por el precio de una, te llevas cinco.

La primera fue hace diez años, cuando llevaba más de quince dando clases, y consistió en que un alumno de teología, ya acabado el curso y entregadas las notas, vino a darme las gracias por lo aprendido. Vino aposta (en mi tierra eso de “adrede” es un forasterismo), lo único es que el sujeto en cuestión vivía a ciento treinta km. Añade la vuelta y saca tú el total, que sabes sumar. Otra lo de mi “helmana Esthel”. No hay errata: en su pueblo cambian la “r” por la “l”, por eso le rezan al “Señol” y “abril” no es un mes, sino lo contrario de “cerral”. Se enteró de que yo andaba agobiadillo y me dijo que la invitara a tomar café, que ese día venía a trabajar al lado del convento y terminaría pronto. Acabó a las tres y media y luego, sin comer ni nada, se hizo sesenta km. de autovía. El café de mi convento no es tan bueno, la verdad, pero esa tarde nos supo a los dos a gloria. Lo cual no es extraño, pues te puedo asegurar que Dios nos acompañó.

Ruta absurda donde las haya, pero amorosa como pocas, es la que hicieron fray Juanico y fray Sonso, que “como les pillaba de paso”, fueron a saludarnos. Era una racha mala en el convento, que en todos los claustros cuecen habas, y ellos volvían de una reunión y se acercaron a vernos. No se dijo una palabra sobre las desgracias que nos habían ocurrido, ni preguntaron detalles ni gaitas. Nos hicieron una visita fraterna y punto. El “de paso” era, para que te hagas una idea, como si regresaran de Madrid a Valencia y pasasen por Cádiz. El camino más corto, como ves. Para nota también el detallazo de Gegeere. No es extranjera ni nada; te pongo las iniciales porque es una persona conocida y no quiero causarle contratiempos en su ciudad. Yo estaba tan pachucho que no podía ni con el móvil, y tuvo que llamarla un compañero. Y la bendita mujer lo dejó todo inmediatamente, condujo a toda prisa más de una hora, me hizo una revisión completa y me recetó justo lo que necesitaba. Cuando te duele, te duele, y se te cierra el mundo y no ves más allá de eso, pero luego me enteré de que mi amiga estaba preparando el examen final de carrera de otra especialidad, para el que faltaba menos de una semana. O sea, que me regaló media tarde de su vida y un pellizco de su futuro: ¿cómo se pueden pagar esas cosas?

Dejo para el final el récord quilométrico de la serie: novecientos sesenta, según internet. Ocho horas de coche, entre ida y vuelta. Expresamente “para ver cómo te encuentras, chico”. Lo hizo un jefe regional (simplifico para los que no son del gremio) con este mindundi que os escribe. Si los junto todos y redondeo, me salen unos mil quinientos km de amor. Hablo así para entendernos, claro, porque ya sabemos que el amor no se mide, ni se pesa, ni se compra, ni se vende, ni nada parecido. Pero la suma me ha hecho pensar. Primero en el Señor, que con su Encarnación inauguró los viajes por amor. Luego en el montón de gente que ha hecho conmigo lo mismo que Dios, moverse para amar. Y mi conclusión es bastante distinta a la que llegó Machado: al amar se hace camino, don Antonio, porque el camino es amar. Doy fe.

About the Author

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR