• Inicio
  • Cada día con Francisco de Asís

Noviembre 26

Del pecado de envidia, que se ha de evitar.
Dice el Apóstol: Nadie puede decir: Señor Jesús, sino en el Espíritu Santo; y: No hay quien haga el bien, no hay ni siquiera uno.
Por consiguiente, todo el que envidia a su hermano por el bien que el Señor dice y hace en él, incurre en el pecado de blasfemia, porque envidia al mismo Altísimo, que dice y hace todo bien.

(Adm. 8)

V/ En alabanza de Cristo y su siervo Francisco.
R/ Amén.

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR