Ordenación Diaconal. Barcelona

En el día de ayer, domingo 6 de julio a las 17h, se celebró la ordenación diaconal de los hermanos Flem y Lova  en el Santuario de san Antonio de Barcelona. 

Fray Flem y fray Lova son de Madagascar y ambos ingresaron a la orden en 2002. La labor de los franciscanos en esta isla africana en su día a día los llamó y sensibilizar y fue así como decidieron entrar a formar parte de la gran familia. Madagascar acoge un noviciado y allí fue donde pudieron comenzar sus estudios, que posteriormente continuaron en Murcia.

 Finalmente, fueron trasladados a Barcelona, ​​donde ahora han terminado el curso de teología, lo que les ha permitido avanzar en su camino junto con la iluminación del Espíritu Santo que les ha ido acompañando en este largo y difícil viaje.

La ordenación diaconal de fray Flem y fray Lova fue la primera celebración solemne de la nueva Provincia de la Inmaculada. Es por ello que numerosos hermanos de la orden así como el ministro provincial, Fr. Juan Carlos Moya, se trasladaron a Barcelona para vivir esta emotiva e histórica celebración. Presidida por el Cardenal Sistach y concelebrada por casi 20 sacerdotes, los ordenados estuvieron en todo momento apoyados por familiares, amigos y feligreses que les han acompañado en su camino hacia el diaconado.

La celebración comenzó con la liturgia de la palabra, que dejó paso al rito de ordenación con la elección de los candidatos y las letanías, momento en que los dos franciscanos se postraron en el suelo como signo de humildad y penitencia. Mediante dos gestos -la imposición de las manos y la oración consecratòria- los frailes fueron ordenados diáconos. Una vez ordenados, se vistieron con la estola cruzada y la dalmática, por lo que manifestaban externamente el ministerio que les correspondía desempeñar. Posteriormente, recibieron el Evangelio de manos del Cardenal Sistach, quien al fin los abrazó, aceptándolos como colaboradores suyos.

Para celebrar este momento y antes de la liturgia eucarística, fray Flem y fray Lova cantaron una oración en inglés que emocionó a los asistentes. Ambos iniciaron su ministerio con la preparación del altar. Al terminar la misa, quisieron dirigir unas palabras de agradecimiento a todos los participantes. La celebración prosiguió con un pequeño refrigerio que mostró la alegría de los frailes y de sus compañeros y familiares. Ahora sólo les queda cumplir con la voluntad de Dios y continuar, como hasta ahora, a los pies de la Santa Madre Iglesia.

Fuente: Esglesia Barcelona

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR