Granada, XXX Semana de la PAZ

Una semana GRATUITA, abierta a todos los públicos, sin inscripción previa, para pensar, reflexionar, orar, vivir, celebrar, y ejercer la misión critica, profética, testimonial, solidaria y franciscana.

XXX AÑOS DE FRANCISCANOS POR LA PAZ  “SALIR A LAS FRONTERAS”

Los hermanos franciscanos de Granada comenzamos a celebrar las Semanas de la Paz hace 30 años. Nos remontamos al año 1985, proclamado Año Internacional de la Paz. Desde esa memorable fecha, de modo ininterrumpido, semana tras semana, y año tras años nos hemos dado cita.

La razón de estos eventos se debe a que nuestro mundo sigue marcado por la violencia, las fronteras, las periferias  y persecuciones de los cristianos, sin olvidar las diversas crisis que nos han tocado vivir…

 San Francisco de Asís, es para toda la humanidad y especialmente para la Iglesia y la familia franciscana un pionero de la Paz: “Haz de mi Señor, un instrumento de tu paz”…Una paz que se deriva de las Bienaventuranzas y que nos lleva a ser testigos de una implicación social para generar puentes de reconciliación y confianza: “allí donde haya odio ponga yo amor…”

Treinta años en que los Franciscanos de Granada junto con el “buen hacer” del  Grupo de San Francisco nos hemos detenido a reflexionar y celebrar esos acontecimientos que precisan de iluminación  e implicación transformadora de la realidad; desde la identidad de ser siervos y “menores”, en un mundo que quiere ser de mayores, sirviéndose de los pequeños;  con rivalidades, guerras, enfrentamientos, fronteras… Desde abajo queremos ponernos al lado de los últimos para “ser voz de los sin voz”. 

Desde los comienzos de nuestra historia que comienza el siglo pasado quiere extender sus raíces desde las fuentes que muestren nuestro ser y quehacer como fraternidad franciscana en misión compartida que quiera ser universal y global. Nos preocupan las fronteras que pone nuestro mundo, las religiones, las Iglesias, las comunidades sociales y religiosas… Queremos gritar como los profetas la Alegría del Evangelio, y  la defensa de los pobres a favor de una justicia y paz duradera y estable.

Desde ahí nacen nuestras semanas por la paz. Desde entonces todas las segundas semanas del mes de mayo las dedicamos a orar, celebrar, reflexionar… sobre la paz, es decir,  sobre todo aquello que rompe la armonía entre los seres humanos, entre el hombre y la Naturaleza, entre el hombre y Dios.

  La primera semana llevó el título genérico de Franciscanos por la paz, y a esta le han seguido, ininterrumpidamente, otras veintinueve: Educar para la paz, La mujer, constructora de paz, Deuda externa, deuda eterna, Ecología y paz, Sed de paz, agua para todos, En busca del Dios de la paz, Haz del arte un instrumento de tu paz, La fraternidad, el gran sueño de la humanidad, Felices los que trabajan por la paz en el corazón del mundo… Y así hasta treinta. Este año de 2015 nos asómanos a algunas de las fronteras de la sociedad actual a las que hemos de visitar, custodiar y hacer posible que se conviertan en lugar habitable. Trataremos de acercarnos a las fronteras de la Inmigración, de las Religiones y de la Iglesia…Celebraremos la fe en comunidad de seguidores de Jesús tras las huellas de Francisco y Clara de Asís. No nos faltará la música, la poesía, el arte, la danza, el anuncio y la denuncia. Y siempre a la misma hora estamos convocados, como los discípulos de Emaús “al caer de la tarde”, a las 8.30,  en el Camino de Ronda, 65. ABRIENDO PUERTAS a todo hombre o mujer de buena voluntad. Desde la gratuidad y discernimiento compartido y puesto al servicio de las personas, las comunidades, las sociedades, la iglesia… Siete días para encontrarnos y hacer gestos   de solidaridad y anuncio de los márgenes para los que los deseen visitar  y solidarizarse desde las plataformas ciudadanas de las que  disponemos.

 Nos acompañan los mejores teólogos, franciscanos, profesores de universidad, artistas, religiosos, religiosas, seglares comprometidos, expertos en temas concretos, grupos y asociaciones diversas…

La XXX Semana de Franciscanos  por la Paz es un momento privilegiado para revitalizar nuestra vocación, nuestra pasión por el Evangelio. Un Evangelio que nos invita a Salir a las fronteras. ¡Salgamos, pues y sembremos la Paz y el Bien en todas las fronteras, las cercanas y las lejanas!. “Haz de mi, Señor, un instrumento de tu Paz”.

VER PROGRAMA Edición 2015
XXX SEMANA

Severino Calderón Martínez, ofm

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR