Nuestro Belén de Orihuela

En el claustro central de nuestro convento de san Francisco de Orihuela todos los años se nos cita para contemplar el hermoso y detallado belén bíblico catequético que es una delicia para los ojos y una oportunidad para que los más pequeños puedan visualizar los misterios iniciales de nuestra fe.

Tiene una longitud de 60 metros lineales y 140 metros cuadrados de superficie. En el espacio se ubican 80 edificios de toda índole, desde los sacrales y políticos, hasta los más propios del pueblo sencillo con sus costumbres y artículos de compraventa. En la antigua cocina del convento se encuentra toda una iconografía de Egipto, con sus edificios, artes y costumbres, en la que se recuerda la huída a Egipto de la Sagrada Familia. Más de quinientas figuras humanas dan vida y movimiento a tantas y tantas escenas representadas.

A lo largo del mismo claustro se encuentran unas vitrinas en las que se exponen los mil ochocientos nacimientos procedentes de muy dispares lugares y de técnicas propias de los pueblos de origen.
Con este trabajo inmenso, los hermanos ofrecen una posibilidad caquequética para los miles de visitantes que pasan estos días por las dependencias del convento.

Bendito san Francisco que nos indicó tan maravillosa idea de hacer lo posible para que el misterio del Nacimiento del Hijo de Dios, se hiciera, de alguna manera visible y palpable.

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR