Verdaderamente libres

Mateo (21,28-32)Evangelio según san Mateo (21,28-32)

 En aquel tiempo, dijo Jesús a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: «¿Qué os parece? Un hombre tenía dos hijos. Se acercó al primero y le dijo: "Hijo, ve hoy a trabajar en la viña." Él le contestó: "No quiero." Pero después recapacitó y fue. Se acercó al segundo y le dijo lo mismo. Él le contestó: "Voy, señor." Pero no fue. ¿Quién de los dos hizo lo que quería el padre?»
Contestaron: «El primero.»
Jesús les dijo: «Os aseguro que los publicanos y las prostitutas os llevan la delantera en el camino del reino de Dios. Porque vino Juan a vosotros enseñándoos el camino de la justicia, y no le creísteis; en cambio, los publicanos y prostitutas le creyeron. Y, aun después de ver esto, vosotros no recapacitasteis ni le creísteis.»
Palabra del Señor

No mucha, desde luego, pero podemos siempre decir que tenemos un margen de libertad. Pequeño, ciertamente, pero siempre hay un espacio que podemos llamar nuestro. Un margen de maniobra en el timón de nuestro barco, que nos hace sentirnos nosotros. Una posibilidad de tomar este o aquel camino, de abrir nuestra puerta o cerrarla, de aceptar o rechazar una amistad que nos sale al encuentro. Un reducto pequeño, sí, pero entrañable: en él permanece siempre izada nuestra bandera.
Y es ahí, precisamente, en ese pequeño margen en el que somos nosotros, donde viene a buscarnos hoy Jesús . No viene a quitarnos esa libertad, no. Viene a pedirnos que le digamos al Padre, libremente, que sí. Y no con bonitas palabras solamente, sino con hechos: prefiere palabras bruscas, rectificadas luego, a palabras biensonantes construida sobre arena movediza. Porque el Reino de Dios se va construyendo con voluntades libres. Con personas que, si un día vivieron de espaldas a los mandamientos del Señor, llegó un momento en que, con un golpe firme de timón, rectificaron. "Os aseguro que los publicados y las prostitutas os llevan la delantera en el camino del Reino de Dios. Porque vino Juan a vosotros enseñando hacer el camino de la justicia, y no lo creísteis, en cambio los publicados y las prostitutas le creyeron.
Es triste, no cabe duda, coger en las manos el bonito regalo de la libertad, y volverla contra el que nos la da -"No quiero"-. Pero nos queda, al menos, una esperanza: que algún día descubramos que teníamos una venda en los ojos.
Lo que es definitivamente triste, es que nos creamos buenos -"Voy Señor"-, siendo mentira. Así nunca sabremos que, cuando Jesús habla de conversión, se está refiriendo precisamente a nosotros.

¡Paz y Bien!

Reunión de los Formadores de la Confere …

20-10-2017

...

Continuar Leyendo

800 años de franciscanos en Tierra Sant …

19-10-2017

...

Continuar Leyendo

El Definitorio general se reúne con la …

19-10-2017

...

Continuar Leyendo

Carta del Papa por los 8 siglos de prese …

18-10-2017

...

Continuar Leyendo

Los Definitorios generales de las cuatro …

13-10-2017

...

Continuar Leyendo

IV Encuentro Continental JPIC – Asia/O …

13-10-2017

...

Continuar Leyendo

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR