Lo que asoma de Dios

Juan (3,16-18)Evangelio según san Juan (3,16-18)

 Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios.
Palabra del Señor

Conocer a Dios por dentro es para nosotros, hoy por hoy, imposible. No nos cabe en la cabeza que alguien pueda existir sin necesitar la envoltura de un cuerpo como el nuestro; sin dejarse arrastrar por la corriente del tiempo, con su antes y su después; sin dejarse acorralar en la cárcel en nuestro espacio, con su aquí y su allí. Lo poco que sabemos de la intimidad de Dios, es porque Él nos lo ha dicho. Y esas pocas noticias, al llegarnos-por fuerza-tan mal acomodadas en la estrechez de nuestros poderes conceptos, nos resulta empobrecidas también, inadecuadas, engañosas.
¿Cómo conocer nosotros, aquí, la intimidad de Dios? Del todo, imposible. Muy pequeño tendría que ser para que nosotros pudiésemos abarcarlo. Pero Él nos va poniendo pista para que podamos acercarnos un poco. Nos va dejando noticias suyas, envueltas en pobres palabras nuestras, para animar y orientar nuestra búsqueda.
Hoy es el día de Dios. El día del "santo más grande del cielo": la Santísima Trinidad. Decir " Padre eterno " desde esta orilla del tiempo, es no saber muy bien lo que decimos. Es como hablar del mar inmenso a un hombre de tierra dentro: habría que decirle que, quizás, el mar es algo así como una alberca grande que él se hizo para regar sus tierras pero más, mucho más.
¡Que lejos nos quedamos todavía! Dios es más, mucho más, infinitamente más. Habrá que seguirlo buscando, imaginando, soñando. Hasta el día en que, con unos brazos también nuevos, podamos abrazarlo.
Jesus sí que sabía los secretos más íntimos del Padre. Sin embargo, no quiso atiborrarnos la cabeza con conceptos abstractos e inasequibles sobre Él. Prefirió otro camino: el de darlos la garantía de lo único que necesitábamos saber: que Dios nos ama: "Tanto amo Dios al mundo, que entregó a su hijo único ". " Dios no mandó a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él".
Es suficiente, Jesús. Por ahora, nos basta y nos sobra con lo que asoma de Dios para irnos valiendo en este mundo nuestro. ¿A qué saber hoy más sobre Dios Padre, Hijo y Espíritu? un día lo sabremos.

Hoy día en el que celebramos a nuestro Dios en este misterio trino de amor, recordamos también a los contemplativos y contemplativas que desde el silencio de sus monasterios nos recuerdan con su sencillez de vida y su profunda vida de oración que "Sólo Dios basta".
¡Feliz Domingo de la Santísima Trinidad!

¡Paz y Bien!

Reunión de los Formadores de la Confere …

20-10-2017

...

Continuar Leyendo

800 años de franciscanos en Tierra Sant …

19-10-2017

...

Continuar Leyendo

El Definitorio general se reúne con la …

19-10-2017

...

Continuar Leyendo

Carta del Papa por los 8 siglos de prese …

18-10-2017

...

Continuar Leyendo

Los Definitorios generales de las cuatro …

13-10-2017

...

Continuar Leyendo

IV Encuentro Continental JPIC – Asia/O …

13-10-2017

...

Continuar Leyendo

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR